Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
EVOCACION
Poemas escogidos de mi autoria y de otros poetas
08 de Marzo, 2012    General

POEMA DE EL DOLOR

Imagen3_1x1-3.jpg

POEMA DE EL DOLOR



A los que tienen corazón llagado,

sangriento corazón frío y enfermo;
a los que tienen penas en el alma

 y que lágrimas vierten en secreto;

a los atormentados por la existencia

y que van dejando lágrimas vertidas
con el invierno de sus propios ojos.

A esos, les dedico este poema:

Señoras, señores.

Esta noche no os traigo poesía;

esta noche mi lira destemplada,

sólo sabe una fúnebre salmodia,

un madrigal muy triste,

una cantata que tiene notas de pianola enferma,

quejidos de violín, silbos de flauta,

retumbos de bombarda enronquecida

y gemidores dejos de guitarra.

Tan triste como el canto de la brisa,

que se queja de noche entre las ramas,

como el susurro de las hojas secas,

como el canto del cisne entre las cañas;

como el duelo que entonan en la torre,

cuando tocan a muerto las campanas…

todo es en mi poema: desilusión,

tristezas y lágrimas.

Es un canto que enferma; es un idilio

que me enseñó a cantar la raza humana…

hay en él, una dosis de amargura,

disuelta en un océano de lágrimas…

lo canta el pordiosero envuelto en guante

y lo canta el magnate envuelto en java;

lo canta el ignorado de los hombres

 y lo canta el ungido por la fama;

bien conocen su música los reyes,

el lacayo infeliz muy bien lo canta…

el niño y el anciano, el rico, el pobre;

todos entonan la inmortal cantata…

desde la cuna hasta el sepulcro,

van cantando la misma serenata,

el largo “De Profundis” de la vida,

que se empieza al nacer

 y que se acaba,

cuando detrás del parpado se seca,

 la más doliente, la postrera lágrima.


No vengo a perturbaros esta noche

con canciones de amor, con rimas placidas,

ni con idilios de pasiones tiernas,

ni con ternuras de pasiones castas;

las notas de mi canto son tristeza

 y mucho más que la tristeza: son amargas…

tienen todo lo negro de las tumbas,

del desengaño todas las nostalgias,

tienen desilusión de olvido,

y un olor taciturno de campánulas.

No he traído un poema de ilusiones,

os traigo la epopeya de las lágrimas…

por eso vengo a daros esta noche,

una larga y vibrante serenata;

vuestro oído es la reja y allí canto…

que despierten a oírme vuestras almas…

traigo un tema inmortal, tema infinito,

de una magnitud que no avasalla;

luminosa y brillante como el día;

inmaculado y blanco como el alba;

tan insondable como el mar profundo

y tan extenso como el mar sin playas…

sin límites ni fin como el espacio,

tan misterioso como el alma humana…

tan lleno de dulzura cual la dicha,

tan lleno de amargor cual la desgracia…

tan amargo y tan dulce cual el beso,

que entre dos bocas el adiós apaga…

tan amargo y tan dulce cual recuerdos,

que por ser gratos, nos arrancan lágrimas.

Es un tema muy triste y muy alegre,

conjunto de alegrías y nostalgias;

una canción ya vieja, pero nueva;

una canción muy corta, pero larga…

tema para escribir muchos volúmenes,

por millares escribir las páginas…

tan sólo es un vocablo de dos sílabas…

cinco letras no más: una palabra!

Dolor

El dolor germino en el paraíso

bajo el árbol vedado una mañana

Despues bajo las ramas de una higuera

vertió Adán las primeras de sus lágrimas

Y aquel dolor primero de la vida,

aquella gran consternación humana

Fue lo que unió a la vez dos corazones,

fue redentor primero de dos almas.

Eva y Adán lloraron su pecado

con las primeras lágrimas humanas

Después desde que se nace,

desde la cuna hasta el sepulcro

No se hace más que llorar

con toda el alma…



Sin saberlo nací, Dios lo ha querido,

 y por eso prosigo mi jornada.

Es mi espíritu el choque de dos nubes;

 yo soy un soñador, un alma rara;

yo me conozco muy bien, soy un iluso,

un soñador, una planta exótica y extraña;

le tengo mucho miedo a los amigos,

porque me faltan ojos en la espalda…

por eso en el teatro de la vida,

para asistir a la comedia humana,

siempre ocupo la última luneta,

para tener la espalda resguardada.

He creído que el mundo es un teatro,

en donde vemos siempre un mismo drama;

al romperse el telón de la inocencia

se principia la acción,

y ésta se acaba, cuando la muerte

en la final escena,

sale al proscenio a suspender el drama…

ese drama horroroso de la vida,

esa comedia cómica y dramática,

donde primer actor es la falsía;

el orgullo tenor y actriz la infamia…

Pero basta de exordios;

permitidme que os invite a llorar;

porque en mi alma les rindo culto

a todos los dolores

y tengo para todos una página,

en donde escribo con mi propia sangre,

todas las quejas que el dolor arranca,

todos los versos que el dolor inspira,

todas las dichas que el dolor quebranta;

todas las ilusiones que se mueren

al soplo del dolor i

inmaculado;

 

todas las esperanzas que agonizan

al beso del dolor y se desmayan.

Si tenéis corazón para llorar, llorad conmigo,

pues voy a hablaros del dolor…humano

ese es mi tema,

 y por eso os invito a verter lágrimas.


Todos vosotros conocéis sin duda,

aquella relación conmovedora

de aquella mujer,

que con el solo nombre de “Cananea”

nos legó la historia.

Su hijo agonizaba;

ya no había ni una sola esperanza redentora…

y en medio de su pena indescifrable,

ebria de llanto,

de dolor ya loca, corrió en pos de Jesús…

Era la época de las resurrecciones

milagrosas.

“Miserere mei Jesús filis David”

…gritaba sin cesar;

pero fue sorda la bondad de Jesús, en ese instante,

 para la Cananea pecadora...

Más, el fiero dolor que destrozaba

su corazón de madre en esa hora,

le dio constancia y fe y siguió gritando

 detrás del señor la pobre loca:

“mi hija se muere, vos podéis curarla”

y en verdad; la curó: Jesús perdona.


Ahora…silencio, expectación;

quisiera que se doblaran las rodillas todas.

Permitidme, que deje en el olvido,

un centenar de páginas hermosas…

quisiera hablaros del rey de los dolores;

 la encarnación de las tristezas hondas,

la amargura más grande de la vida,

 la encarnación de todas las congojas;

os invito al Calvario, vamos todos,

hay dos brazos abierto sobre el Gólgota!


Pero no…Permitidme;

quiero antes retroceder

 seis páginas de historia.

Quiero que vayamos con Jesús al huerto...

desmayarnos con él, sobre la roca…

sentir el alma triste hasta la muerte…

y ver que la paciencia nos conforta

a manera del ángel,

que consuela al hombre Dios

en su fatal congoja

y clamar con el Cristo al Padre eterno,

en su angustia suprema y espantosa:

“Aparta de mis labios este cáliz...

hágase en mí, tu voluntad…Perdona”.

Todos tenemos como el Cristo un Judas,

que después de besarnos nos traiciona

y en la angustia más cruel de nuestra vida,

 los amigos, nos dejan y abandonan;

como al Cristo en el huerto,

sus discípulos lo dejan solo

 en la suprema hora.

Ahora ved: el inviolado, el manso,

es expuesto a la turba gritadora,

desde un balcón con túnica de loco,

y el populacho lo encarnece y mofa.

El sayal de los locos fue el vestido,

para el que puede con su inmensa gloria,

arrancar las estrellas del espacio

 y ceñírselas todas en corona,

pisar tapicería de neblina y vestirse

 con lampos de la aurora.

Una caña no más tomó por cetro,

un pedazo de púrpura asquerosa fue su manto real;

luego de espinas

 le fabricaron su real corona,

Tuvo por trono un banco endurecido,

 por palacio, una cárcel tenebrosa,

por corte de honor: la turba infame,

que le escupe, le insulta y le destroza;

tal fue tratado el único monarca,

que no admite plural, rey de la gloria.

Después, atado a una columna,

 deja que le ultraje la turba escandalosa

y un huracán de cinco mil azotes,

estalla en sus espaldas temblorosas…

En aquellas espaldas

que debieran cubrir,

cinco mil pétalos de rosa!

Tres veces se desmaya, y en su sangre,

tres veces le parece que se ahoga…

al fin Pilatos dicta la sentencia,

que le condena a muerte ignominiosa

y bajo el peso de la cruz,

 camina el Nazareno hasta subir al Moira.

¿Su dolor? ¡Imposible!.

No habrá pluma que lo pueda pintar,

la misma historia se contenta diciendo

 dos palabras únicamente:

 “Vía dolorosa”

En el reloj monstruoso de los siglos,

ya va a sonar la más suprema hora:

el enorme paréntesis de sangre

que abre el Getsemaní

lo cierra el Gólgota;

aquí concurren todos los dolores…

aquí se juntan las tristezas todas.

Ante la Cruz, se ve la más doliente

 de todas las mujeres pecadoras;

la que habitaba en Mándalo un castillo,

en medio del placer y la deshonra,

la misma que ante el rubio Galileo,

 públicamente su vergüenza arroja,

la que con finos bálsamos de oriente,

 unge los pies del inviolado y llora…

la que siendo tan mala fue tan bella...

y haciendo penitencia

es más hermosa!

En una gruta cerca del Calvario,

acompaña a la madre Dolorosa,

mientras vibran los golpes del matillo,

sobre su alma que el dolor devora…

por cada golpe que en su oído suena,

 la Eterna Madre, se estremece toda.

El dolor del discípulo escogido

está también sobre el Calvario ahora.

Después una cadena interminable de mártires

se extiende y años después en Patmos,

el Apóstol hace su Apocalipsis…

Su grande Obra…

inspirada sin duda en el Calvario,

cuando al sentir que el duelo le devora,

 abrazado a la Cruz de su Maestro,

clava en las suyas, sus pupilas hondas…

Se cumple así la augusta profecía

de Simeón, para la Madre hermosa…

ya un séptimo puñal ha taladrado

aquel gran corazón de Redentora…

Parece que en sus húmedas pestañas,

dos lágrimas de plata se interrogan…

y un abismo luminoso y hondo,

de aquellas dos vitalizadas gotas,

se copian el paisaje del Calvario,

 y la tristeza y el dolor dialogan.


Ha llegado el momento…

ha sonado por fin la hora de Nona…

El sol apresura su carrera,

huye la luz entrándose a la sombra;

los muertos abandonan sus sepulcro,

y las piedras se dan unas con otras…

Se rasga el velo y en aquel instante

dan un grito las águilas medrosas,

y aúllan en los flancos del Calvario;

los leopardos con violencia sorda!

Un gran dolor sacude las entrañas,

 a la naturaleza sobre el Gólgota,

se cierran unos ojos de violeta…

y unos labios de púrpura y de rosa!

De aquel dolor que dividió los siglos…

brotó la redención...vino la vida

…los doce pescadores recibieron en pago

de sus luchas infinitas, el dolor,

 el martirio, casi todos.

Es el dolor compensación divina,

fecundizada con la doliente

 sangre de sus venas,

el lirio del dolor fecunda el alma y

 llena de fervor todas las víctimas.


De la era Cristiana,

permitidme

que os presente siquiera unas películas.

Quiero haceros sentir nuevos dolores

 que pasarán en ronda fugitiva,

como una gran bandada de palomas,

a esconderse en las páginas marchitas

de la polvosa historia de los siglos;

que duerme siempre entumecida:


El ciego Milton, con dolor escribe

 la obra que su genio inmortaliza;

en el dolor vio Dante su comedia,

que con tanta razón llamó “Divina”.

Bajo el influjo del dolor, Schubert:

su melodiosa “Serenata”; Vibra,

Musset en su dolor forja con llanto

la tristísima historia de “Lucía”.

En su dolor, nos muestra el Negro Dumas,

su “Madame Gautier”; su Margarita

Y Le Martine, escribe sollozando

 la historia de Abelardo y Eloísa.

Shakespeare en su dolor pinta a Julieta

hermosamente bella y pensativa,

diciéndole a Romeo: “No te vayas,

que no canta la alondra todavía”…

Ebrio de pena Chateaubriant,

escribede Atala y Chata

su honda despedida…

el Manco de Lepanto,

ve burlado su Don Quijote,

gloria de su vida;

Cristóforo Colombo encuentra un mundo,

 y luego en una cárcel agoniza,

Llorando por Leonora escribe “El Cuervo”.

Edgardo Poe, con preciosas rimas…

Isaac, empapa en su dolor la pluma

 para escribir la historia de María.

El dolor hace grandes a los hombres…

El dolor, es el alma de la vida.

Os voy a bosquejar una gran serie

 de acuarelas dolientes y tristísimas.

Al pasar por el mundo he recogido

 todas las amarguras infinitas;

he pensado en las penas que se ocultan

 y he meditado en las tristezas íntimas,

Siempre he buscado la congoja ajena,

 para luego hermanarla con la mía…

Ved allí a una mujer: está llorando

sobre el lecho de muerte reclinada,

no se quiere morir tiene dos hijas,

y le da mucho miedo abandonarlas;

en la febril cabeza de la enferma,

las sombras del futuro se agigantan:

¿Qué va a ser de sus hijas si se muere?

¿Por qué Dios la existencia le arrebata?

Se revela al morir, lucha y relucha,

escondiendo los ojos en la almohada...

interroga al silencio,

y el silencio hecho dolor

 ante sus ojos pasa…

De pronto se incorpora, en torno suyo

 hace girar incierta la mirada…

ve a sus hijas que lloran…las bendice,

les da el último adiós y las abraza…

Tres bocas de mujer que se entrelazan…

un amor que se rompe a la gran cita

 que se dan antes de partir las almas.

Después…silencio! Sobre aquella muerta

sollozan sin cesar dos niñas blancas!.

El dolor de la madre que se muere

y el dolor de las huérfanas se iguala;

el dolor le abrió el cielo a aquella muerta,

y a sus hijas tal vez, el cielo aguarda.


Ahora, entrad: al fondo de la alcoba

 hay una cuna encortinada,

un gallardo mancebo casi loco,

recorre en un temblor toda la estancia;

postrada ante un retrato de la Virgen,

con la rubia cabellera desgreñada,

una mujer de veinte primaveras,

musita a media voz una plegaria.

Entre la cuna un niño primoroso,

fruto de aquel hogar en alborada,

se agita consumido por la fiebre,

alzando al cielo sus manecitas blancas;

su cabecita rubia y sudorosa,

 se destaca en el blanco de las sábanas,

como una rosa de oro entre la albura de la nieve,

del polvo aprisionada.

El pobre padre en su dolor grita blasfemias,

la joven madre se destroza el alma;

el niño se sonríe, más,

hay en su risa gotas aperladas…

Fue que su madre lo besó en los labios,

pero al besarlo derramó dos lágrimas…

la fiebre quema al niño y él,

se bebe esas dos gotas

de amargura blancas

¡Ay! Ignora que en ellas se ha bebido,

el amor de una madre destrozada.

La ciencia del galeno ha sido inútil;

la muerte avanza…el niño palidece;

la pobre madre cae desplomada,

el padre tambalea, el niño expira

y ante la Virgen parpadea la lámpara.

 Es un beso de amor desvanecido,

la primera alegría de dos

 almas unidas ante Dios

eternamente,

ha querido el dolor desbaratarlas.

El padre se resigna y besa humilde,

la mano del dolor que lo maltrata;

la madre ofrece a Dios toda su angustia,

 y se siente mejor; casi aliviada.


Venid conmigo, os presento ahora

un nuevo cuadro; una escena rara:

Ved esa joven pálida y llorosa,

y a la sombra de un tilo recostada.

¿Conocéis el dolor que la atormenta?

¿Sabéis, qué pena muerde sus entrañas?

Esa pobre mujer fue prometida

de un apuesto dosel a quien amaba,

pero el dolor martirizó su dicha: la desvaneció

 y quiso marchitar sus esperanzas…

No hace mucho que en la guerra,

el fiel amante,

rindió su vida por salvar su patria…

Miró sus ilusiones esfumarse,

al soplo del dolor la enamorada.

Juró fidelidad al novio muerto,

y ya la veis, sublimemente pálida;

es una efigie del dolor,

 transformándose en estatua.

El dolor la hace más interesante y

le da cierta encantación romántica;

Meditad en lo grande de su pena

y me diréis, si os ocasiona lástima;

pero es más bella así, es más hermosa;

prueba que es superior a su desgracia.

El dolor acrisola su hermosura

y afina más, el temple de su alma.


Ved ahora, en el ángulo sombrío

 de una modesta

y silenciosa sala..

.y sobre un lecho muy blanco está muriendo

un pobre anciano ya sin esperanzas,

sus hijos lloran, sus nietos juegan,

porque no saben que el abuelo

 ya se acaba,

el pobre viejo quiere despedirse,

 mas la familia sin cesar lo llora;

siente el dolor de haber vivido mucho

y quiere que termine su jornada…

Ochenta primaveras lo saludan convertidas

 en nieve ante sus canas.

Ve la necesidad de su partida,

 pero hay algo invisible que lo ataja…

empuña el Crucifijo sollozando,

entre sus manos trémulas y heladas,

y bendice a sus hijos;

árbol viejo que quisiera

    morirse con sus ramas…

Todos lloran en torno de aquel lecho;

 el corazón del viejo, ya no clama…

veréis, por los helados párpados,

congelada, rodar la última lágrima.


No es un viejo ya el que se muere,

es un mancebo,

que rebosa salud y venturanza:

sus padres, sus amigos,

sus hermanos todos lo reclaman;

éste siente un dolor imponderable,

que le destroza con violencia el alma;

el dolor de morirse antes de tiempo,

querido de su madre y de su amada;

en las primaveras grandes de la vida…

elegido futuro de la fama…

¡Morirse sin querer! tal vez la historia,

una página de oro le depara.

Cuando todos, su primer triunfo sin cesar reclaman…

y sin embargo,

su dolor le muestra, que Dios lo quiere;

se resigna y calla.


Las notas de mi lira son tan tristes,

que parecen más bien amargas quejas;

ya mucho tiempo

que no vibran de mi laúd las cuerdas.

Ya no tienen el timbre que tenían…

están muy empolvadas y no suenan…

Por eso, al entonar un nuevo canto,

me da mucho temblor…

me da vergüenza…

Pongo toda la esencia de mi alma,

sobre la lira pero no me suena;

tan triste,

tan enferma y tan sombría…

siempre vive tan triste y tan enferma Pobrecita…

está tan vieja...que imposible! Pobrecita;

imposible si está vieja!

No me llaméis poeta, os lo suplico.

 Llamadme iluso, soñador,

que apenas eso merece

 el que fabrica estrofas:

sin música, sin arte, sin belleza!...Solo he puesto,

señores, os lo juro,

el corazón entero en mi poema…

Toda la esencia de mi pobre vida

y el calor que circula en mis arterias;

la poca luz que alumbra mi cerebro

y el alma misma de mi alma enferma.

Llamadme soñador, llamadme iluso,

de ningún modo, me llaméis poeta.

Mañana cuando asome en el Oriente,

su pupila de llamas el dios Helios,

ya me habréis olvidado, así os lo pido,

y eso no más, en mi favor espero…

Necesito perdón, quiero el olvido

 y quedará mi gusto satisfecho.

El perdón y el olvido, serán siempre,

de estas pobres estrofas,

el gran premio.

Ya que vosotros sois tan generosos,

no volváis a acordaros de mis versos…

Si, son mis hijos y los quiero tanto!

Pero a pesar de todo, son tan feos.

Todo padre pretende que a sus hijos,

se les perdonen todos sus defectos;

sed pues, tan bondadosos con los míos,

que jamás lleguen hasta mí gimiendo

y tengan qué decirme…:”

Si no fuiste capaz de hacernos

 como todos bellos,

entonces di, ¿Por qué nos arrojaste así,

 tan enconosos y tan feos?”

Espero pues, vivir en vuestro olvido…

Vosotros, viviréis en mi recuerdo.

He Concluido


Roberto Muñoz Londoño.



Imagen3_3x1-3.jpg
Palabras claves ,
publicado por oscarj a las 20:42 · 5 Comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (5) ·  Enviar comentario
Le falto una parte que dice:"tuvo el dolor sucuna entre las flores, lo mecieron las brisas y las auras, el joven sol le regalo sus rayos... Etvc
publicado por Gloria elcy, el 06.12.2016 01:20
quiero saber quien es el autor del poema que dice asi: Todos tenemos cono Cristo,un Judas, que despues de besarnos, nos traiciona....
publicado por Patricia Torres, el 27.07.2017 00:05
oscaj, puedes citar la fuente de donde fue tomado el largo poema El Dolor de Roberto Cristóbal Muñoz Londoño?
publicado por Alvaro Noreña Jimenez, el 10.08.2019 15:04
muy buena ágina, abrazos
publicado por carlos, el 12.06.2020 14:07
buenas noches donde se puede encontrar el resto del poema, falta mucho
publicado por Carlos leon, el 15.08.2020 01:33
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
SOBRE MÍ
FOTO

Oscar Jimenez Efrez

Soy aficionado a leer y escribir poemas.

he creado este blog para compartirlo con las personas amantes de la poesia.

Espero sea del agrado de quienes me visiten

» Ver perfil

CALENDARIO
Ver mes anterior Septiembre 2020 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930
BUSCADOR
Blog   Web
TÓPICOS
» General (560)
» ROMANCE Y POESIA (2)
» romantico (3)
NUBE DE TAGS  [?]
SECCIONES
» Inicio
ENLACES
MÁS LEÍDOS
» ACROSTICO CORAZON
» Acrostico Semana Santa
» AL DEJAR DE QUERERME
» AMIGAS Y AMIGOS BUENOS DIAS FELIZ DOMINGO
» AMOR Y AMISTAD MARCO A SOLIS
» CAPOULICAN
» DOMINGO FELIZ FIN DE SEMANA
» LOS TRES POEMAS DE LA CULPA
» MARTES 14 DE FEBRERO FELIZ DIA DE SAN VALENTIN
» POEMA DE EL DOLOR
SE COMENTA...
» POEMA DE EL DOLOR
5 Comentarios: Carlos leon, carlos, Alvaro Noreña Jimenez, [...] ...
» CAPOULICAN
2 Comentarios: maglie calcio, Reyna
» Acrostico Semana Santa
4 Comentarios: lizeth, lizeth, majul, [...]
» JOSE ANGEL BUESA ESCUCHE TODOS SUS POEMAS
2 Comentarios: Raquel, Mariela
» DIA DE AMOR Y AMISTAD
2 Comentarios: Nely, uzbvtznlgq
AL MARGEN
UN SALUDO
Al iniciar este blog envio a todas y todos los amables participantes un afectuoso saludo desde mi patria Colombia
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad